Soy Andrés Córdova tengo 43 años mi ingreso al mundo de las terapias complementarias comenzó por mera casualidad cuando me regalaron una roca de cuarzo y me dijeron que debía darle una intensión, al no comprender el mensaje empece a estudiar, a buscar conocimiento sobre lo que era el cuarzo y mi sorpresa fue a descubrir las innumerables propiedades que tenia este maravilloso mineral y todo lo que era capaz de hacer cuando uno le da intención, empece a estudiar realice toda clase de cursos talleres que encontraba y cada vez aprendía mas y mas. 

 

Por razones de fuerza mayor y cuando estaba pasando por mal momento personal, me aferre a mi familia y a un péndulo de cuarzo blanco que me compre en una tienda, ¿como lo elegí? NO. el me eligió a mi me llamo la atención a diferencias de otros mas hermosos y bien hechos este era simple y de tamaño normal, pues bien ese fue mi primer trabajo  intuitivo y de saber que el cuarzo es un mineral vivo y que puede generar una conexión contigo, pues bien aprendí a estudiarlo a programarlo darle intención a cuidarlo de tal manera que empece a sentir energía fluir de un sentido a otro estudie Radiestesia  desarrolle habilidades, dones ocultos y le di un sentido a mi péndulo esto me ayudo a comunicarme con mi yo superior incluso a un plano mas espiritual dándome respuestas certeras a mis inquietudes con una elevación a  conexiones a mis maestros y ángeles, de ahí mi vida empezó a fluir de forma positiva.

 

Con mi propia vivencia experimenté el poder sanador que todos tenemos dentro.


 

Con los años  comencé a profundizar en otras ciencias que la misma radiestesia indicaba para mí, de esta forma  estudie otras herramientas para la sanación tanto física como emocional, que son la cuarzoterapia, agua con cuarzo intencionado, Medicina Tradicional China, Reiki, Quiromasaje, gemoterapia y estas herramientas las puedo combinar en mi centro en Calera de Tango que me tengo a disposición cama de cuarzo, tinaja caliente con agua cuarzo, espacios para la sanación mental y física logrando  la conexión absoluta y sanación. 

 

La sanación no es magia, requiere de constancia, ya que muchas veces tenemos que hacer cambios en nuestra vida, desde la alimentación, nuestras relaciones, hasta nuestros hábitos de pensamiento. Nadie puede hacer esos cambios por nosotros, yo sólo soy un guía y catalizador en el proceso.

 

Hoy después de mucho estudio y conexión he podido guiar y ayudar en el proceso curativo de muchas personas.

Atiendo individualmente en mi centro Aguacuarzo, realizo cursos y talleres.